La banda sacudi A Corua con sonidos consistentes y llenos de nostalgia

14 jul 2023 . Actualizado a las 10:25 h.

Los aos no han conseguido arrebatarles el espritu del rock and roll. Los cinco integrantes de Scorpions se mueven un poco menos que antao, pero no importa. El muelle corus de Calvo Sotelo enloquecieste jueves al ritmo de sus acordes demenciales. No hubo prembulos. Y puntuales, poco despus de las once de la noche, los primeros acordes de Gas in the Tank retumbaron mientras un anfiteatro de luces surga sobre el escenario. Tras l, un escorpin gigante se sacuda en un tornado de chispas y pareca el origen de todos los haces deslumbrantes que danzaban entre el pblico.

Boa noite, A Corua!, grit Klaus Meine. Siguieron Make it Real, The Zoo y Coast to Coast. Tras la ltima de las tres, Rudolf Schenker se coloc en el centro del escenario y alz su guitarra entre arpegios prodigiosos mientras el pblico lo veneraba. A Corua se convirti en la catedral del rock duro.

Pero todo comenz mucho antes. A las 20.20 horas se abrieron las puertas, aunque muchos fanes ya llevaban esperando al sol 14 horas. Catorce horas en una cola que ya por la tarde se extendi desde la entrada de la plaza de Ourense del muelle de Calvo Sotelo hasta Alfonso Molina e incluso el inicio de Fernndez Latorre: casi 12.000 personas de todos los rincones del norte reunidas, esperando. Pero vala la pena. Todo vala la pena por ver a Klaus Meine, Rudolf Schenker, Matthias Jabs, Mikkey Dee y Pawe? Maciwoda. Todo vala la pena por ver a Scorpions.


Los primeros en entrar se lanzaron a un pasillo ancho flanqueado por carpas donde servan cervezas. Al fondo, ms de 150 focos, 72 altavoces y 3 pantallas gigantes se preparaban para la ceremonia. El escenario, imponente, reciba a los fieles y la excitacin se contagiaba como una epidemia.

Notas de guitarra elctrica y latidos de subwoofer convirtieron el asfalto en un mar picado. Eran las suecas Thundermother. Boas noites, A Corua! Hemos viajado desde Suecia solo para vosotros esta noche!, grit la vocalista, Linna Vikstrm, en perfecto espaol. Los motores ya estaban en marcha y los hicieron rugir con temas como Driving in Style, Whatever o I Don’t know you.


Cuando ellas se despidieron, expectacin. Mucha. Haba llegado la hora. El escenario era un muro que separaba dos ejrcitos a punto de colisionar. A un lado, 12.000 fanes de Galicia, Len, Asturias, Pas Vasco… Al otro, cinco hombres con mucha vida a las espaldas, que llevan desde los aos 60, cuando fundaron la banda en Hannover, moviendo las almas de millones de personas, y ahora estaban aqu, en A Corua, preparadas para hacerlo una vez ms. Y el muro cay.

Con los primeros compases de Gas in the Tank el pblico enloqueci: gritos, silbidos, saltos, empujones. Una jaura de escorpiones con un solo lder: el rock duro. En la mitad del concierto llegaron los primeros clsicos y la ciudad vaci los pulmones coreando Send me an Angel y Wind of Change, quededicaron a Ucrania.


Is there really no chance to start once again? (de verdad no hay forma de volver a empezar?), grit el pblico en los bises, con Still Loving You. Rock You Like a Hurricane coloc el broche final a un concierto inolvidable, cuyos ecos resonarn durante aos en A Corua.






Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido!!