Quién fue J. Robert Oppenheimer y por qué creó la bomba atómica


La figura de J. Robert Oppenheimer ha cobrado relevancia debido al estreno de la película ‘Oppenheimer’, dirigida por Christopher Nolan y protagonizada por Cillian Murphy, estrella de la serie ‘Peaky Blinders’.

La película, de tres horas de duración, explora la vida y el legado de este físico teórico estadounidense, conocido principalmente por su papel en el desarrollo de la bomba atómica durante la Segunda Guerra Mundial. Si quieres saber más sobre quién fue J. Robert Oppenheimer y por qué creó la bomba atómica, sigue leyendo.

Quién fue J. Robert Oppenheimer

J. Robert Oppenheimer nació el 22 de abril de 1904 en Nueva York. Desde temprana edad, Oppenheimer demostró una inteligencia y curiosidad excepcionales. Tenía múltiples intereses, lo que le llevó a estudiar filosofía, literatura e idiomas. Se dice que tenía tanta facilidad para las lenguas que llegó a aprender italiano en tan solo un mes, según National Geographic. Sin embargo, su pasión por la ciencia lo llevó a destacar sobre todo en matemáticas y ciencias durante sus estudios.

Tras obtener su doctorado en física en la Universidad de Gotinga, Alemania, Oppie, diminutivo por el cual era conocido entre sus allegados, regresó a Estados Unidos y se convirtió en profesor de física teórica en la Universidad de California, Berkeley.

Poco después, Oppenheimer fue seleccionado para liderar el Proyecto Manhattan, una iniciativa ultrasecreta destinada a construir un arma que pudiera cambiar el rumbo de la Segunda Guerra Mundial. Así se convirtió en el creador de la bomba atómica. Desarrolló las bombas que fueron arrojadas sobre Hiroshima y Nagasaki.

Por qué Oppenheimer creó la bomba atómica: Proyecto Manhattan

En 1942, con Estados Unidos involucrado en la Segunda Guerra Mundial, el gobierno estableció el famoso ‘Proyecto Manhattan‘, una iniciativa secreta destinada a construir la bomba atómica antes que sus enemigos. Oppenheimer fue elegido para liderar este proyecto debido a su vasto conocimiento en física teórica y sus habilidades organizativas.

Bajo la dirección de Oppenheimer, se estableció un laboratorio en Los Álamos, Nuevo México, donde se llevó a cabo la investigación y el desarrollo de la bomba atómica.

El proyecto reunió a un equipo de científicos e ingenieros brillantes, quienes enfrentaron desafíos técnicos y éticos sin precedentes en la historia de la ciencia.

Dilemas éticos y morales de la bomba atómica

A medida que el proyecto avanzaba, Oppenheimer se enfrentó a dilemas éticos y morales que surgieron de la creación de un arma de destrucción masiva. Si bien era consciente del poder destructivo de la bomba atómica y de las consecuencias devastadoras que podría tener en la guerra, Oppenheimer también creía firmemente que esta arma podría poner fin al conflicto y salvar vidas al evitar una invasión terrestre de Japón.

Sin embargo, también tenía serias preocupaciones sobre el uso futuro de las armas nucleares y abogó por el control internacional de estas tecnologías.

Después de la guerra, Oppenheimer se convirtió en un firme defensor de la paz y trabajó arduamente para evitar una carrera armamentista nuclear y promover la no proliferación de armas atómicas.

Oppenheimer y el comunismo

Oppenheimer fue un patriota leal a su país que durante la década de 1930 y 1940 se vio atraído por las ideas comunistas y de izquierda, al igual que muchos intelectuales de la época. Apoyó a los físicos que huían de la Alemania nazi y financió actividades antifascistas, incluido el apoyo al bando republicano durante la guerra civil española.

Aunque nunca se afilió oficialmente al Partido Comunista de Estados Unidos, algunas evidencias sugieren que mantuvo relaciones con personas involucradas en actividades comunistas.

Esto atrajo la atención del FBI, que lo incluyó en el Índice de Detención Preventiva, una lista de personas que debían ser arrestadas en caso de emergencia nacional.

A pesar de estas acusaciones, Oppenheimer mantuvo su compromiso con el proyecto atómico y con su país.

Prueba Trinity y los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki

El 16 de julio de 1945, en el desierto de Nuevo México, se llevó a cabo la primera prueba exitosa de la bomba atómica, conocida como “Trinity”, que marcó un hito en la historia de la humanidad. En ese momento, Oppenheimer pronunció una famosa frase extraída del poema épico hindú Bhagavad Gita: “Ahora me he convertido en la Muerte, el destructor de mundos”.

Pocos días después, el 6 y el 9 de agosto de 1945, las bombas atómicas fueron lanzadas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, respectivamente, llevando a la rendición de Japón y poniendo fin a la Segunda Guerra Mundial.

El legado de Oppenheimer

A pesar de su papel en la creación de la bomba atómica, el legado de Oppenheimer va más allá. Después de la guerra, se convirtió en un defensor de la ciencia para el bienestar de la humanidad, abogando por el uso responsable de los avances científicos.

Sin embargo, en 1953, Oppenheimer fue acusado de haber mantenido vínculos con el comunismo y de haber protegido a sospechosos de serlo durante su estancia en Alamogordo. Aunque las acusaciones no pudieron probarse, le retiraron todas las acreditaciones de seguridad, lo que fue un golpe devastador para su carrera y reputación.

La historia de Oppenheimer es un recordatorio de los dilemas que pueden surgir en la ciencia y la importancia de considerar las implicaciones éticas de los descubrimientos científicos.



Source link

PROGRAMA ONLINE DE DISEÑO DE MEZCLAS

Los Tejos

SUSCRIBETE AL BLOG

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 2 suscriptores
error: Contenido protegido!!