Muere Marta Chávarri a los 62 años


Marta Chávarri ha fallecido a los 62 años. La que fuera una de las socialités más populares en los años 80 y 90 ha sido encontrada sin vida en su domicilio de Madrid. Se desconocen por el momento las causas de la muerte, si bien todo apunta a que habrían sido naturales. La inesperada noticia ha llegado apenas un mes después de que se convirtiera en abuela por primera vez. Su único hijo, Álvaro Falcó, tuvo a su primogénita, Philippa, el pasado 11 de junio.

Después de haber sido una de las protagonistas absolutas de las portadas del corazón, Marta Chávarri se retiró de la vida pública. «Dejé de acudir a fiestas y me aparté de los focos porque no podía soportar la fama ni a la prensa. Fue insoportable. No me compensa la popularidad, no quiero protagonismo ninguno. Ya lo tuve y acabé harta, por eso me retiré», dijo en 2011. Su vida absolutamente discreta volvió a verse expuesta por un día gracias a la boda de su hijo con Isabelle Junot, hija de Philippe Junot.

Una ceremonia para la que Marta eligió un elegante diseño de alta costura de Tot-Hom en crepé azul marino con aplicaciones en plumas de avestruz y pantalón palazzo para ejercer de madrina del brazo de Álvaro. Entre las curiosidades del evento, la coincidencia con el padre de la novia, con quien había tenido un fugaz romance en el verano de 1996, pasando así de amantes a consuegros.


Marta Chávarri en una imagen de archivo


R. C.


Además del día del enlace de su hijo el 2 de abril de 2022, Marta había reaparecido ante los medios de comunicación en octubre de 2020 tras el fallecimiento del que fuera su marido, Fernando Falcó, marqués de Cubas y padre de su único hijo, a los 81 años: «Estoy triste por Fernando, pero estoy bien».

Hija del diplomático Tomás Chávarri y Matilde Figueroa y biznieta del conde de Romanones, se convirtió en marquesa gracias a su matrimonio con el marqués de Cubas, Fernando Falcó, 20 años mayor que ella, el 2 de junio 1982. Se conocieron después de que Marta pasara un tiempo en Estados Unidos. Ella necesitaba renovar el carné de conducir y acudió a él que además de marqués era presidente del RACE, para pedirle consejo. Él era uno de los solteros de oro de la época y tenía fama de conquistador. De hecho, se le habían atribuido romances con Ava Gardner, Gina Lollobrigida o Nadiuska.

Pero ninguna de esas mujeres hizo sombra a Marta Chavarri. Él tenía 42 años, ella, 21, y el flechazo fue instantáneo. Tanto, que Marta abandonó los estudios de decoración para casarse. Un enlace la elevó a icono de estilo. Un año después llegó al mundo su hijo Álvaro, actualmente, IV marqués de Cubas.

En 1988 la nombraron Lady España, un título que se otorgaba cada verano a una mujer de la sociedad española y que también recibieron la baronesa Thyssen o la duquesa de Alba. Se puede decir que para entonces se había convertido en una influencer de su tiempo. Cada uno de sus atuendos era escrutado al milímetro y copiado por las señoras de la época. Vaqueros con abrigos de visón, deportivas blancas, botas de montar o chaquetas masculinas estaban entre sus señas de identidad.

Seis años después de darse el ‘sí, quiero’, una revista publicaba en portada las imágenes de Marta Chávarri saliendo de un hotel de Viena junto a Alberto Cortina, uno de los financieros más importantes del país, casado con Alicia Koplowitz. Todo un escándalo de la alta sociedad que terminó con el anuncio de separación de ambas parejas y con el romance del marqués de Cubas con Esther Koplowitz, hermana de Alicia.

Tras el divorcio, la custodia de Álvaro fue para el padre. La relación entre Marta y Alberto continuó hasta casarse en 1991, pero el amor tampoco fue eterno y en 1995 se separaban. A partir de ese momento, fue retirándose paulatinamente del foco mediático hasta desaparecer completamente.

Pero antes, también se había visto envuelta en otro gran escándalo que supuso una humillación pública: la publicación de unas fotografías que revelaban que no llevaba ropa interior y que formaban parte de una trama de chantaje entre banqueros.

Fue a principios de febrero de 1998, cuando el entonces director general de la ONCE, Miguel Durán, recibió una llamada de Alberto Cortina que le pedía una reunión urgente después de haber desayunado con Antonio Asensio, presidente del Grupo Z. El propio Durán relató que Alberto tenía lágrimas en los ojos y que parecía a un tiempo tan asustado como enfadado. Asensio le había transmitido que tenía unas fotografías en las que se veía el pubis de Marta Chávarri y la condición para meterlas en un cajón y no publicarlas era que no siguiera adelante la fusión del Banesto y del Banco Central. Una operación promovida por Alberto Cortina y Alberto Alcocer, todavía casados por las hermanas Koplowitz, aunque ambos matrimonios estaban ya en la cuerda floja.

Marta Chávarri se vio así en medio de un fuego cruzado de banqueros que culminó con la publicación de las instantáneas por parte de la revista Interviú, del Grupo Z, el 14 de febrero de 1989, día de los enamorados bajo el titular: «Lo nunca visto de Marta Chávarri».

Tras separarse de Cortina, tuvo varios romances, incluido el de su actual consuegro, Philippe Junot; Jorge Juste, que había sido pareja de Ana Obregón; Javier Salaverri, también banquero, con el que estuvo cinco años; Luis Albert; Quique Herrera; Richard Hudson o Antonio Gutiérrez Marcet.

Las polémicas y el amarillismo hicieron que Marta optara por una vida en el anonimato del que solo ha salido en contadas ocasiones y siempre para estar al lado de su hijo.



Source link

PROGRAMA ONLINE DE DISEÑO DE MEZCLAS

Los Tejos

SUSCRIBETE AL BLOG

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 2 suscriptores
error: Contenido protegido!!