Muere la cantante Sinad O’Connor a los 56 aos



Actualizado

La muerte de la artista irlandesa que public diez lbumes de estudio a lo largo de su carrera, la ha avanzado ‘The Irish Times’ y la televisin nacional irlandesa RTE


Muere la cantante Sinad O’Connor: algunas de sus mejores cancionesEL MUNDO (Vdeo) / Frans Schellekens (Foto)

La noticia de la muerte de Sinad O’Connor, cantante dublinesa de 56 aos, ha llegado en una tarde de verano, por segunda vez despus de la falsa alarma de 2017, y ha dejado con ella dos alternativas, dos maneras de abordar su historia: desde la belleza o desde el dolor. La va del dolor es farragosa: O’Connor ha sido durante las ltimas tres dcadas una persona zarandeada por un cuadro psiquitrico complejsimo que la ha llevado a pelearse con aquellos que le queran, a exponerse al escarnio pblico, a entrar en guerras que nunca podra ganar y a asistir a tragedias absurdas como el suicidio de su hijo.

Es peligroso intentar sintetizar desde fuera cul ha sido el problema de Sinad O’Connor. Un trastorno de la personalidad lmite llevado hasta el extremo? Sus relatos de la infancia y la adolescencia se ajustaban a ese molde: eran retratos de un dolor muy ntimo que emponzo su entrada en la vida adulta. Los padres de O’Connor se separaron cuando ella tena ocho aos y Sinad se fue a vivir con su padre, que, parecia una presencia ms slida que su madre. La cantante recordaba a su madre en esos aos llorando sin consuelo, incapaz de reconstruir su vida, pero tambin inclinada a formas de crueldad aterradoras. En su otra casa, en cambio, su padre volvi a empezar y se cas por segunda vez con una mujer llamada Viola, cariosa y creyente, y de cuya compaa disfrutaba Sinad. Pero cada momento de gozo se converta despus en una pualada de culpa. En la adolescencia, O’Connor gestionaba ese conflicto de la manera en que lo suelen hacer los nios perdidos: causaba problemas, buscaba el dolor, chocaba con el mundo, robaba en las tiendas… Escuchaba a Dylan y Pink Floyd, lea a Yeats, chocaba con su padre, al que, pese a todo, vea con compasin, se iniciaba en la sexualidad por el camino de la desesperacin y se las buscaba para que la expulsasen del colegio…

.

Hay belleza en historias as? El mundo ha idealizado la angustia adolescente desde el romanticismo y cmo no ver a Sinad O’Connor como un personaje romntico, dirigido a la autodestruccin y la soledad por ser una persona demasiado pura para el mundo? En ese guion del Bildungsroman romntico, siempre aparece el arte como una esperanza de redencin.O’Connor naci con el don de cantar bien y una profesora la anim a seguir el camino de la msica para enderezar as su camino. Empez a cantar en bodas, y as, poniendo la voz Evergreen de Barbra Streisand, llam la atencin del baterista de In Tua Nua, una banda que por esos aos pasaba por ser la protegida de U2. Con su tutela, la adolescente errtica empez una especie de oposicin a la carrera de cantante de pop entre 1983 y 1985. Fueron los aos de la inocencia.

En 1985, muri la madre de O’Connor. La noticia fue, en parte, un agujero negro y en parte una liberacin. O’Connor se fue a vivir a Londres y consigui un contrato para grabar su primer disco, The Lion and the Cobra, cuyo ttulo vena de un salmo de la Biblia y hoy aclamado. Aquella msica sonaba ms o menos alternativa al estilo de la poca: bailable, llena de sintetizadores y de puertas abiertas a la msica negra y al pop antiguo. En aquella poca, O’Connor ya se empeaba en construir una figura pblica catica y autodestuctiva: defenda en las entrevistas los atentados del IRA Autntico, se burlaba de U2 y llamaba la atencin como una payasa, cuando, en realidad, era una persona ante el abismo.

El abismo fue el xito. I Do Not Want What I Haven’t Got, el segundo disco de O’Connor, lleg en 1990 con una perla dentro en la que era imposible no sentirse fascinado. La historia est mil veces contada: Nothing compares 2 U era una cancin que Prince haba compuesto como un regalo a un amor ms o menos platnico y que pretenda mantener escondida. Sin embargo, Steve Fargnoli, un mnager que haba trabajado con Prince y que tena agravios pendientes con el msico, se las arregl para llevarse los derechos de la cancin y la puso en la agenda de O’Connor.

I Do Not Want What I Haven’t Got iba a ser un disco que narrase el divorcio de la cantante.Con Nothing compares 2 U, se convirti en algo ms amplio, ms universal, un momento que habra de sintetizar el dolor de la prdida con una crudeza conmovedora. All the flowers that you planted, mama / In the back yard / All died when you went away [Todas las flores que plantaste, Mam/ en el patio de casa / todas murieron cuando te fuiste], cantaba O’Connor en un momento de furia de la cancin, como para refutar su estribillo dulcsimo, y hasta esa casual mencin a la madre que se haba marchado pareca hecha para que la cancin encajara perfectamente en la historia de O’Connor.

La otra parte del impacto Nothing compares 2 U estuvo en su imagen. La cancin lleg en el momento justo en el que la MTV se volvi un fenmeno omnipresente en la cultura global.El vdeo de O’Connor la retrataba en los jardines del Chteau de Saint-Cloud, a las afueras de Pars, con la cabeza rapada, frgil y preciosa. O’Connor pareca una mezcla perfecta entre una punk y una nueva versin de Franoise Hardy y, a la vez, era diferente a cualquier imagen de una estrella de pop que el mundo hubiese visto hasta entonces. Y lloraba en el vdeo. La versin que dio en las entrevistas posteriores es que sus lgrimas fueron verdaderas.

Al mundo se le encogi el corazn ante aquella imagen.Tanto que ya no pudo perdonarle a O’Connor que no pudiese repetir ese momento de conmocin. Am I Not Your Girl?, su disco de 1992 fue una coleccin de standards cantados junto a una big band de poco inters. En la promocin del disco, O’Connor, abrumada por la presin y las expectativas incumplidas, empez a tener un comportamiento errtico. Un da rompi una fotografa del Papa Juan Pablo II en directo y se refiri a l comoAnticristo, y se convirti en una paria. Despus, se cas cuatro veces, tuvo cuatro hijos, se dijo lesbiana, se dijo musulmana… Lleg a ser agotador seguirle la pista.

Durante los siguientes 22 aos, O’Connor public ocho discos ms, esfuerzos un poco dispersos y mal escuchados por volver a enderezar su vida a travs de la msica: hizo reggae, msica tradicional irlandesa y canciones confesionales como Reason with Me (2008), en la que O’Connor se retrataba de nuevo como una adolescente empeada en tomar el mal camino; Hola, / no me conoces, pero te rob el porttil, / y tu televisin y rob el rosario de abuela por 50 peniques. Haba algo escalofriante en las performances del malestar que dio Sinad O’Connor durante esos aos: que haba una parte de humor negro en medio de aquel afn por desconectase del mundo, por exhibir la tristeza y por hacerse dao a s misma.

Conforme a los criterios de
The Trust Project

Saber más





Source link

PROGRAMA ONLINE DE DISEÑO DE MEZCLAS

Los Tejos

SUSCRIBETE AL BLOG

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 2 suscriptores
error: Contenido protegido!!