Francisco Ibez, barcelons hijo de madre andaluza y padre alicantino, antiguo empleado bancario y meritorio de las historietas antes que autor, ha muerto a los 87 aos como un nombre clave en la cultura popular espaola, con tesis doctorales dedicadas a su obra y sitio en los museos de arte contemporneo. Fue Francisco Ibez el gran escritor de narrativa picaresca de su tiempo? O puede que fuese Vzquez, su nmesis en la Barcelona de los 60, el verdadero genio del gonzo hispnico hecho dibujo? Por ampliar el smil de la literatura del siglo XVI, si Vzquez hubiese sido el Quevedo de su poca, autodestructivo y genial, Ibez habra sido su Cervantes: amable y compasivo y querido hasta la muerte por su pblico gracias a unos personajes ridculos y sin embargo llenos de ternura, capaces de conmover por algo esencialmente humano.

Claro que si a Ibez le hubiesen dicho hace 60 aos que su lugar hubiese estado en la historia de la literatura, el guionista y dibujante de Mortadelo y Filemn y 13, Rue del Percebe se hubiese redo. Ibez naci a la cultura espaola como un currante de un sistema industrial ms bien precario en un pas pobre y opresivo.

La historia personal de Ibez est contada mil veces. An de nio, se emple como botones en el Banco Espaol de Crdito, una colocacin que le dejaba tiempo libre. Para espantar al aburrimiento, Ibez dibujaba. Ms interesante es recordar cul era el medio en el que cay aquel chico soador. Bruguera, la editorial que le dio su primera oportunidad, tena medio siglo de historia y estaba en su segunda generacin despus de haber cambiado su nombre original, Gato Negro, por el del apellido familiar. Su especialidad, a diferencia de sus equivalentes europeas, era la historieta, la historieta estrictamente infantil de factura humilde. Espaa necesitaba ocio para los nios y la historieta era un producto barato y fcil de serializar. Los cmics belgas, ya en el camino de su ennoblecimiento cultural, estaban a aos luz del humilde gnero de la historieta.

Aunque hay matices. En la familia Bruguera, igual que entre los trabajadores de la historieta, abundaban los derrotados en la Guerra Civil, de modo que un aire de fatalidad humorstica, se esconda bajo capas de correccin franquista. Ibez fue siempre lo contrario de un escritor poltico, y puede que esa fuese su clave para perdurar en la cultura espaola durante la dictadura, la Transicin, la democracia y sus sucesivas fases de encanto y desencanto, pero es muy fcil tomar sus historietas como un retrato crtico de la Espaa de cada momento. De la retrica un poco boba del No-Do. De los tontos aires de cosmopolitismo de los espaoles de su generacin. De la tendencia a la chapuza. al mal humor y al gusto por el absurdo de los nios que se hicieron adultos despus de la Guerra Civil.

Ibez, tambin est contado mil veces, lleg a Bruguera en una huelga de los dibujantes de la generacin anterior (para algunos, ese fue su pecado original), y en seguida se convirti en la estrella del sello/agencia. Invent a Mortadelo y Filemn en 1958, y se convirti en el el ms reconocido de todos los autores que trabajaron en la Escuela Bruguera, trmino acuado por Terenci Moix.

Al menos al principio, Ibez no era un bohemio como sus colegas; era una mquina de producir. No se emborrachaba ni llegaba tarde a los cierres. Sus personajes eran calvos porque as era ms productivo. Tena un don para el gag de porrazos pero tambin para la inventiva verbal: gaznpiro, alcornoque, animal de bellota… Pronto supo Ibez que su gnero era an muy modesto y que lo mejor que poda hacer era agudizar su ingenio como guionista, antes que volverse un dibujante virtuoso.

“Al principio las historias eran muy infantiles, pero pasaban los aos y a las firmas de lbumes venan adultos, y no nios. Y era una diferencia grande, espantosa! As que tuve que hacer algo ms complicadito. La censura no era tan influyente, era impensable que te rompieran una pgina a menos que te propasaras mucho. Yo dibujaba con un ojo puesto en la pgina y otro en la censura, para curarme en salud”, dijo Ibez en una entrevista publicada en EL MUNDO.

Con aquellas palabras, el historietista se refera a la edad de oro de Mortadelo y Filemn, los aos que se abrieron despus de El Sulfato Atmico (1969), la gran obra de Ibez junto a Valor… Y al toro!. En ese momento, Mortadelo y Filemn s que se parecieron a los personajes del cmic europeo, como si fuesen unos Hernndez y Fernndez cervantinos y el Prpfesor Bacterio fuese un Tornasol valleinclanesco. Ibez invent para sus hroes un pequeo mundo: naci la agencia Tcnicos de Investigacin Aeroterrquea (TIA) y, con ella, el Superintendente Vicente. Los dibujos aparecieron mejor compuestos y dibujados, las historias empezaron a estar ms apegadas a la realidad, y el humor se bas ms en la stira y en el absurdo que en los gags de porrazos y chichones… El Sulfato Atmico sali de Espaa al mundo e hizo que Mortadelo y Filemn se convirtiesen en Mort & Phil.

Por esos aos, Ibez ampli su repertorio. 13, Rue del Percebe naci como una adaptacin de un formato que ya exista en el cmic europeo desde hace dcadas. El guionista espaol le aadi una parte de negrura que se clav en la memoria de los espaoles. Aqu no hay quien viva sera inimaginable sin 13, Rue del Percebe. El botones Sacarino tambin naci (1963) como una adaptacin de Spirou y de Gascn, dos personajes belgas que sirvieron para retratar el viaje de los aos 60, desde el viejo mundo de los caballeros y las seoritas hasta el de la contracultura. Pepe Gotera y Otilio llegaron en 1966 para reflejar la proletarizacin de un pas que viva su xodo rural. Cada historieta, aparentemente inocente, tena su significado social. Slo Rompetechos (nacido en 1964) era una reivindicacin del humor ms blanco. Para Ibez, aquel hombrecillo miope y patoso era su personaje preferido.

Para cuando muri Franco, Ibez ya haba entrado en la segunda mitad de su carrera, en parte la ms sencilla y en parte la ms complicada. Con el xito, las condiciones de trabajo de Ibez se enrarecieron. “A partir de Valor… Y al toro! nos propusimos hacer productos ms acabados… En vez de dibujar mangas con dos rayas, les ponamos hasta las arrugas, pero la produccin iba ms lenta, salan menos lbumes, y me dijeron que hiciera las cosas como siempre. ‘Ibez, produzca!'”, explicaba Ibez a EL MUNDO en 2017. “Yo no pretenda trabajar menos horas, pero s hacer menos pginas para recrearme ms. Pero no haba manera. En la antigua editorial [as es como siempre se refera a Bruguera] cada vez queran lanzar ms tebeos y empezaron con una lnea de historias largas. Me decan: ‘Ibez, usted produzca, produzca, que se vende todo!’. Pero no todo vala, y no se venda todo, y ah fue cuando empez a irse la editorial a hacer puetas”.

En 1985 ocurri lo inimaginable: Ibez sali de Bruguera por las malas y perdi los derechos intelectuales de sus personajes durante dos aos, hasta que la Justicia fall en su favor. Desde entonces y hasta ahora, Mortadelo y Filemn, dos seores calvos, uno vestido con una extraa levita y el otro, con pantaln rojo y pajarita, vivieron casi 40 aos ms sin llegar a ser nunca un anacronismo. Hubo series y pelculas y no estuvieron mal y hubo sesiones de firmas asombrosamente largas en ferias del libro y das de Sant Jordi. Ibez ha muerto y miles de espaoles de entre 70 y 10 aos han pensado eso de que algo le deben, de que una parte de su infancia la model aquel seor de Barcelona.

Conforme a los criterios de
The Trust Project

Saber más





Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido!!