• vie. Dic 8th, 2023

Calanche Ingenios

⚡Descubre tu verdadero potencial a través del ingenio. Haz uso de tu creatividad para construir tu mejor versión - ¡te esperan grandes cosas!⚡

Iron Maiden o el futuro heavy de siempre

poringluiscalanche

Jul 19, 2023



Sin sorpresas. Iron Maiden presentaron este martes en el Palau Sant Jordi la gira The future past world tour. Una ambientación vistosa, dos Eddies –su monstruo mascota– y los músicos ya clásicos, la voz y el motor de Bruce Dickinson, el mando de Steve Harris en el bajo, las guitarras de Dave Murray, Adrian Smith y Janick Gers y el gran Nicko McBrain en la batería.

La gira tenía que ser la presentación de Senjutsu –del 2021–, pero como la covid les enmendó los planes ya lo mostraron hace un año en el Estadi Olímpic, y ahora lo mezclan a partes iguales con el mítico álbum Somewhere in time, de 1986, cinco canciones de cada uno, más otros hits pretéritos de los ochenta pero sin algunos de los clásicos hasta no hace nada imprescindibles.


Horizontal

El Eddie cazarrecompensas amenaza por la espalda a Adrian Smith 

Àlex Garcia

El ambiente se calienta –además de la ola de calor, claro, intensa– con la introducción por los altavoces del Doctor, doctor de Ufo, seguida del tema final de Blade runner de Vangelis, y la ovación y los cuernos heavies estallan cuando empieza a sonar Caught somewhere in time, tema que no estaba en ninguna gira desde 1987. Pasada la intro de twin guitars, con el escenario vacío y oscuro, la banda arranca al borde del escenario a todo volumen y una escenografía en pantallas flanqueadas por iteraciones mutantes de Eddie y la imagen de una calle colorida como si todo fueran neones de una distopía japonesa. A lo largo del concierto, varias pantallas irán cambiando la escena, ahora paisajes ahora remisiones a los viajes en el tiempo, o varias versiones de Eddie cobrando vida a medida que pasan las canciones, incluida la fusión del de 1986 con el samurái del 2021. ¿El futuro pasado? ¿El pasado futuro? Un presente que no horripila y sí entretiene. Entre el estatismo y la dinámica aguerrida. Atrapados en algún lugar del tiempo, cantan desde hace casi medio siglo como banda.

Acto seguido, otra mirada al pasado con Stranger in a strange land, en una tierra que no les es extraña. Harris pasea con el bajo, como Smith y Murray entre riffs, acompañamientos y solos, Gers toca haciendo poses y dando saltitos y Dickinson mueve al público mientras va escenario arriba y abajo. La versión de Eddie cazarrecompensas aparece en un rincón solo para que lo veamos y se marcha, mientras todo sigue igual.

“Si tenéis una lengua, una cultura, no os podrán aniquilar”, dice Dickinson

“¡Hola Barcelona, hola España y hola Catalunya!”, grita Dickinson y celebra que hayan agotado las entradas. Introduce con un símil ecologista el primero de tres temas de Senjutsu, The writing on the wall. El público celebra las canciones más nuevas como si fueran de toda la vida, como con Days of future past y The time machine.

Como en una máquina del tiempo, los fans mantienen la épica incierta de este futuro amenazador y el grupo hilvana uno de los grandes clásicos de siempre, The prisoner, que nos recuerda que no somos números sino personas, somos hombres libres, y no prisioneros.

Horizontal

Bruce Dickinson, amo del escenario

Àlex Garcia

Vuelven al presente con Death of the Celts, otro de los temas de Harris en torno a la aniquilación de las culturas, y Dickinson recuerda que “si tenéis una lengua, una cultura, una tradición, una familia, no os podrán aniquilar. Suena como Catalunya, pero esta no es una canción sobre la muerte de los catalanes, sino de los celtas”.

Can I play with madness, su hit casi mainstream de 1988, inaugura el tramo final. No será hasta el final de Heaven can wait, pasada la hora de concierto, que vuelve Eddie cazarrecompensas y se bate en duelo con Dickinson durante los solos de guitarra. Eddie lo aprieta tanto que el cantante se cruza unos cuantos compases.

El público celebra las canciones más nuevas como si fueran de toda la vida

Después, una impresionante Alexander the Great que los fans han podido escuchar por primera vez en directo, antes de uno de sus himnos de estadios, Fear of the dark, todo el mundo cantando, y el clásico del primer disco, el homónimo Iron Maiden, con el Eddie samurái jugando a luchas con los músicos.

Ya en los bises, el último tema del último disco, Hell on Earth, con llamaradas en el escenario, seguido de otro clásico como The trooper, esta vez sin que Dickinson ondee la bandera y sin perder la magia, para acabar con Wasted years, con el icónico riff de Smith y un mensaje que puede parecer contradictorio: “No pierdas el tiempo buscando los años perdidos (…) date cuenta de que vives los años dorados”. Es evidente que se puede vivir el presente sin renunciar a un pasado glorioso, y Iron Maiden hace décadas que lo demuestran cabalgando en los escenarios.


Lee también

Begoña Corzo Suárez

FOTO ALEX GARCIA CONCIERTO DEL GRUPO DE HEAVY METAL METALLICA EN EL ESTADI OLIMPIC DE BARCELONA 2019/05/05

Versió en català, aquí





Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *