Gurutze Frades, con zapatillas voladoras en el Ironman de Vitoria



Un día de verano vitoriano, con temperaturas agradables sin llegar al sofoco, fue el escenario en el que los cerca de 1.500 protagonistas del Ironman Vitoria escribieron sus historias personales e intrasferibles. En competición, las 18 triatletas profesionales se quedaron en 9 que, enfundadas en neoprenos, iniciaron el esfuerzo a las ocho de la mañana en aguas del embalse de Ullibarri-Gamboa. Entre ellas, la favorita Gurutze Frades, escondió sus dolores de espalda para camuflarlos de emoción. La posibilidad de ganar en su tierra le dio ese poso que solo tienen los campeones para aguantar. Octava en la natación, donde Helene Alberdi lo bordó al lograr el récord en este sector con 52:41, pronto supo sufrir sobre la bicicleta para no perder rastro de la holandesa Els Visser que rodó de forma endiablada durante prácticamente los 180 kilómetros.

Noticia Relacionada


La de Iurreta mantuvo el temple, pedaleando a 46 kilómetros por hora para llegar en cuarta posición a la T2, a más de 10 minutos de la primera. En otra carrera puede ser un mundo, en el Ironman nada es lo que parece. Frades se enfundó las zapatillas voladoras, consciente y segura de su superioridad en la carrera a pie. Ahí, las distancias fueron menguando. Desde el primer kilómetro circulando por las calles vitorianas, sintió el calor de los suyos, ese placer de competir en casa.

Dos vascas en el top 5

Solo deportistas de forja y hierro son capaces de recuperarse en el propio proceso de fatiga. Se trata de rehacerse tras los 183,8 kilómetros entre pecho y espalda a nado y pedaleando. Los años de entrenamiento en Sierra Nevada siguen dando los frutos en Frades. Al ritmo de cualquier maratoniano de nivel, 4,06 kilómetros por hora, la vizcaína emprendió una persecución voraz consumada en el kilómetro 18, cuando recortaba en apenas 3.000 metros cerca de siete minutos mientras Visser acusaba el esfuerzo. Solo la alemana Svenja Thoes pudo seguir la estela de la favorita. Pero siempre desde la distancia, con cinco o seis minutos de desventaja y sin el mínimo atisbo de que Frades pudiera sucumbir.


Las triatletas profesionales se sumergen en el agua


Igor Martín.


En el Ironman el poder de la mente es superior a todo lo demás. Tras los 42,2 kilómetros batiendo el registro de la prueba, 8:46.18 la alfombra roja se deslizó al ritmo del aria ‘Nessum Dorma’ de Puccini para recibir con honores a ‘Guru’, una triatleta cincelada a golpe de esfuerzo y sacrificio, la primera española en bajar de las nueve horas. Lo volvió a hacer en el terreno que mejor conoce. Suyo es este Ironman Vitoria, el tercero en su palmarés tras el de Vichy en 2015 y Cozumel en 2022.

Con el pasaporte para Hawai y el bronce en el pasado Mundial de larga distancia en Ibiza, no hay techos que pongan límite a esta deportista que en septiembre cumplirá 42 años. Siete minutos después, la germana Svenja Tohes se quitaba la espina de finalizar, tras tener que abandonar en Frankfurt por hipotermia. Entendible su emoción y lágrimas. Las mismas que asomaron en el rostro de Els Visser, superviviente de un naufragio en 2014 que le cambiaría la vida. La holandesa aguantó para preservar su sitio merecido en el podio vitoriano. La bilbaína Helene Alberdi logró una quinta plaza más que lucida en su primera inmersión en la distancia reina. El ‘slot’ para acudir a Hawai es la mejor de las recompensas para esta médico de familia apreciada y querida en su segunda casa, Zumaia.

Apaciaguadas las emociones de las primeras triatletas, el goteo de los miles de grupos de edad dio para escribir una anecdotario más que amplio. Desde el toque de campana de los debutantes a su llegada a meta, hasta el recibimiento al último con txapela y todos los honores. Tan especial es el primero como el último. Es el secreto del éxito del Ironman.


El vitoriano David Mendes acaba segundo en categoría masculina

El Ironman tuvo aroma vitoriano también en la clasificación. Aunque el protagonismo fue para las atletas femeninas, las únicas profesionales, también participaron muchos hombres. El mejor fue el francés Gwénaël Changeon, pero segundo terminó el alavés David Mendes Mercado. Competidor en el grupo de 35 a 39 años, terminó el recorrido en 08:31:51. Ya en 2021 fue sexto en la clasificación general, lo que le dio el billete al Mundial. Mendes lleva más de una década practicando el deporte y es ya uno referente en la provincia. Algo que confirma el resultado de este domingo



Source link

PROGRAMA ONLINE DE DISEÑO DE MEZCLAS

Los Tejos

SUSCRIBETE AL BLOG

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 2 suscriptores
error: Contenido protegido!!