Genaro García Luna fue declarado de cinco cargos en Estados Unidos en febrero pasado 
(Foto: Cuartoscuro)
Genaro García Luna fue declarado de cinco cargos en Estados Unidos en febrero pasado
(Foto: Cuartoscuro)

Un reciente informe de la Fiscalía General de la República (FGR) señaló a Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública, como responsable de encubrir a un segundo posible implicado en el asesinato de Luis Donaldo Colosio en el barrio de Lomas Taurinas, Tijuana, en marzo de 1994.

Para ese entonces, García Luna ya llevaba por lo menos una década relacionado con actividades de espionaje para la extinta Dirección Federal de Seguridad, según información que Francisco Jiménez Cruz expuso en su libro García Luna, el señor de la muerte.

El exfuncionario, hoy preso en Estados Unidos, nació el 10 de julio de 1968 en Michoacán. Luego de su llegada a este mundo, su familia huyó a la capital del país por motivos desconocidos. Uno de los sueños de García Luna era ser futbolista profesional en el Club América, pero una serie de decisiones lo llevaron a convertirse en un jugador con doble contrato: uno para el Gobierno de México y otro para el Cártel de Sinaloa.

A los 11 años, según refiere Jiménez Cruz, García Luna fue reclutado como informante para el extinto Servicio Secreto mexicano. Su tarea era identificar a comerciantes adinerados y compartir los datos con la agencia federal, cuyos elementos acudían posteriormente a extorsionar a las personas.

En febrero de 2023, Genaro García Luna fue declarado culpable por cinco cargos, incluidos delitos vinculados al narcotráfico. (AP Foto/Darío López-Mills, Archivo)
En febrero de 2023, Genaro García Luna fue declarado culpable por cinco cargos, incluidos delitos vinculados al narcotráfico. (AP Foto/Darío López-Mills, Archivo)

El primer “golpe” que se le atribuye a García Luna ocurrió durante la Navidad de 1987, cuando junto con una banda criminal perpetró el robo de 250 mil pesos —de aquella época— y joyería fina a un comerciante de la colonia Romero Rubio.

La complicidad de su familia, en cuya casa se refugió el grupo criminal luego del atraco, fue lo que ayudó a García Luna a no ser encarcelado por el crimen.

Dos años más tarde, en 1989, fue invitado a formar parte del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) a pesar de haber reprobado los exámenes para ingresar a la Policía Judicial Federal. Para el momento en que Luis Donaldo Colosio fue ejecutado, Genaro García Luna se desempeñaba como subdirector operativo de aquella corporación.

Para finales de la década de 1990, García Luna se convirtió en director operativo de la PJF y en septiembre de 2001 fue nombrado por el expresidente Vicente Fox como titular de la recién creada Agencia Federal de Investigación (AFI).

Genaro García Luna usó los más reservados expedientes del gobierno a su favor para obtener importantes cargos. (CUARTOSCURO)
Genaro García Luna usó los más reservados expedientes del gobierno a su favor para obtener importantes cargos. (CUARTOSCURO)

Su transición de las administraciones priistas en las que inició su carrera hacia los gobiernos panistas fue posible, según Jiménez Cruz, gracias a que el exfuncionario supo utilizar los expedientes secretos a su favor, pues tuvo acceso a los mayores secretos de las autoridades y pactó su silencio a cambio de mejores posiciones.

Durante su labor como jefe de la AFI (de 2001 a 2005), García Luna permitió la expansión del Cártel de Sinaloa y los Beltrán Leyva a cambio de millonarios sobornos. Altos jefes de dicha organización criminal reconocieron que su participación ayudó a minimizar a grupos rivales como el Cártel del Golfo.

En 2006, el expresidente Felipe Calderón designó a García Luna como secretario de Seguridad Pública Federal con el total respaldo de Jorge Tello Peón, uno de los fundadores del Cisen.

Al interior de las instituciones de seguridad, García Luna tejió una red de corrupción que le permitió mantenerse en la nómina del Cártel de Sinaloa a cambio de beneficios que iban desde la compra de equipo de espionaje hasta la protección para traficar importantes cargamentos de droga.

El antes llamado “súper policía” fue detenido en Miami en 2019 y llevado ante la Corte de Brooklyn en enero de 2023 para enfrentar un juicio por sus nexos con el crimen organizado, en el que fue declarado culpable. La fecha esperada para que se dicte la sentencia en su contra es el 1 de marzo de 2024.



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido!!