La llegada de la temporada estival ha provocado que sean muchos los rostros conocidos que aprovechen para disfrutar de sus vacaciones en algunas de las costas más paradisíacas del planeta. Este es el caso de Leonardo DiCaprio, que está exprimiendo al máximo cada minuto del verano a bordo de su yate de lujo, bautizado como Vava II. Una embarcación valorada en 120 millones de euros que ha llamado especialmente la atención de los ecologistas, sobre todo teniendo en cuenta la alta contaminación que supone navegar con un barco de 96,83 metros de eslora. Una actitud que no encaja con la que el intérprete había mostrado previamente, estando plenamente volcado con la causa del cambio climático, o al menos hasta ahora.

DiCaprio a bordo de su yate.

DiCaprio a bordo de su yate. (Foto: Gtres)

Como no podía ser de otra manera y con casi 100 metros de superficie, este yate cuenta con todo lujo de detalles gracias a los que el actor ha podido surcar las aguas de Cerdeña y también las de Ibiza junto Bianca Balti, Neelam Kaur Gill, Meghan Roche y Madison Headrick. Todos ellos han tenido oportunidad de disfrutar de las numerosas estancias que posee la embarcación, entre las que hay seis cubiertas, camarotes para 36 invitados, helipuerto, garajes para barcos auxiliares, un club de playa y una gran piscina.

Al yate de DiCaprio se suma un helicóptero de uso personal

Por si fuera poco, este no ha sido el único medio de transporte que el artista y sus amigas han utilizado para desplazarse a puntos de interés de los sitios que visitan. También ha podido saberse que Leonardo y compañía prefieren moverse de un lado a otro en helicóptero, contando con una plataforma de aterrizaje a bordo de su yate. Un movimiento con el que DiCaprio ha dejado entrever que su compromiso con el medioambiente poco a poco se ha ido haciendo añicos soltando, al ambiente y a través de distintas vías, una inmensa cantidad de CO2 altamente nocivo para la salud de la Tierra.

DiCaprio en Ibiza.

DiCaprio en Ibiza. (Foto: Gtres)

Si algo llama especialmente la atención es que, hace tan solo unos meses, el protagonista de Titanic era consagrado como la persona más concienciada de Estados Unidos contra el cambio climático y otros temas de la misma índole. Un puesto por el que escalaba en el ranking ecofriendly por encima de Joe Biden o Greta Thunberg y que podría haber decepcionado profundamente a las personas que confiaron en él a la hora de otorgarle un nombramiento tan sumamente importante.