Coloma Fernández Armero, la musa de Nacho Cano






Hay dos canciones de Mecano que cada año buscan su hueco en el calendario, “Un año más” y “7 de septiembre”. Esta última tiene detrás una gran historia, es el final o la continuación de “La fuerza del destino”. Dos grandes canciones que Nacho Cano escribió al amor de su vida, Coloma Fernández Armero


“La fuerza del destino” relata sus inicios

“No sé si esa cara tan rara

Un ojo aquí y un diente allá

O el cuerpecillo de gitana

Mujer a medio terminar”

Así describe a Coloma en la canción, donde también habla de cómo se conocieron en una noche de concierto en la que no pudieron casi ni hablar. Por suerte, “mi amigo, tu amiga, tú y yo”, volvieron a coincidir, semanas después en otro concierto, en otro bar, y poco a poco, cita a cita, surgió el amor entre ambos. 

La grabación de este videoclip llevó a Nacho Cano a conocer a otro gran amor, Penélope Cruz. Nuestra actriz más internacional fue la elegida de entre una gran lista de mujeres, para interpretar el papel de Coloma. Fue la propia Fernández Armero quien le sugirió a Nacho que escogiese a Penélope Cruz para hacer de ella misma. 

Si se arrepintió o no de aquella sugerencia no podemos saberlo, pero entre Penélope y Nacho surgió un amor de película. Tuvieron una relación de la que solo se les escuchaba decir maravillas. “Él es un ser perfecto, es una persona muy especial”, llegó a decir Penélope en un momento. 

Una relación con un amor muy potente, pero que ambos protegían por el miedo a romperla. “Tenemos una relación que es muy buena y no queremos que se estropee. Entonces sabemos que hay cosas para nosotros y que por desgracia no las podemos dar porque se romperían”, contó Nacho un vez. 

Un día su miedo se hizo realidad y la pareja rompió. Se siguen teniendo cariño y siguen el trabajo del otro, pero tampoco mantienen la misma relación que Nacho y Coloma. Ellos sí que demuestran que lo suyo era de otro planeta.

“7 de septiembre” es la historia de un amor eterno

La canción “7 de septiembre” se convierte en tendencia cada año llegando el final del verano. Los corazones se vuelven nostálgicos y miran al pasado, al verano del que se despiden y a los amores que un día perdieron. El gran éxito de Mecano va de eso, de un amor enorme que no se consigue superar. 

“Y aunque la historia se acabó

Hay algo vivo en este amor

Que aunque empeñados en soplar (na-na-na, na-na, na-na-na, na-na-na, na-na)

Hay llamas que ni con el mar”

Hay llamas que ni con el mar, dice la canción. Hay algo vivo en este amor, cuentan. Cada 7 de septiembre, el día de su aniversario, Coloma y Nacho se reunieron, en la misma mesa de siempre, en el restaurante de antaño, para ver si se besaban en la cara o en los labios, con la duda siempre en el aire. Imaginando cómo estaría el otro, si algún gesto delataría que todavía quedaba algo de amor entre ellos, si había algo que salvar. Una cita que se repetía cada septiembre con ilusión y esperanzas, durante muchos años después de romper su relación.

Los dos tuvieron que aceptar que lo mejor sería separar sus caminos por los diferentes ritmos de vida que llevaban. Una decisión difícil de la que más tarde pudieron arrepentirse, no lo sabemos, pero lo que sí es cierto es que aquel amor fue imposible de apagar, y cada 7 de septiembre los fans corean la letra de esa canción y ellos piensan sin querer en los versos tan bonitos que resumen su amor



Source link

PROGRAMA ONLINE DE DISEÑO DE MEZCLAS

Los Tejos

SUSCRIBETE AL BLOG

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 2 suscriptores
error: Contenido protegido!!