Ana Mena ilumina la plaza del Castillo en la última noche de conciertos



“Soy muy fan de Ana Mena. Me sé todas las canciones. Sé que ella va a dar espectáculo y que va a ser increíble”, pronosticaba Diego Esain, de 22 años. Faltaban quince minutos para las 23.45, la hora señalada para el comienzo del concierto de Ana Mena en la plaza del Castillo. Juan Albarrán, de 29 años, se encontraba en la plaza, esperando como miles de personas. Para Albarrán, uno de los elementos que más le gusta de Mena pasa por su expresividad la hora de cantar. En esta línea, Irune Sánchez, de 16 años, valoraba mucho la capacidad vocal y el talento de la cantante para crear canciones. A su lado, Aimar García, también de 16, contaba que “del uno al diez del grado de fan de Ana Mena, sería un ocho”. “Me parece una chica muy alegre. Me cae muy bien”, explicaba García.

Cuando dieron las 23.45, apareció en la pantalla del escenario un cronómetro que iniciaba la cuenta atrás de cinco minutos. “¡10, 9, 8…, 3, 2, 1!”, contaba el público los segundos finales antes de que todo comenzará.


La plaza se encontraba llena, algo que no pasó desapercibido para la cantante cuando apareció. “Estoy flipando con toda esta plaza llena. Me estáis transmitiendo una magia…”, declaró Mena ante el aplauso de la gente.

MÚSCULO MUSICAL

Ana Mena y su equipo de bailarines ofrecieron un sinfín de coreografías, que enriquecían la experiencia de las canciones. Este espectáculo se enmarcaba dentro del Bellodrama Tour, lo que implicaba un buen engranaje y un desarrollo cuidado y estudiado durante la noche. También se pudo ver un despliegue de medios poco usual en este tipo de conciertos, que evidenciaban el músculo musical que ahora mismo tiene Mena. Bailarines, músicos, escenografía, pirotecnia, un amplio juego de luces, humo, confeti, una pantalla que cambia de imágenes con cada canción, entre otras cosas, completaban el espectáculo.

RETOMANDO UN CLÁSICO

En clara referencia a su canción Un clásico, la cantante homenajeó a La Oreja de Van Gogh con la canción Puedes contar conmigo, uno de los momentos más álgidos, junto con Las 12, que puso a saltar y cantar a toda la plaza del Castillo. Tras este último tema, llegaría Rojo amanecer, donde el ambiente se llenó de un tono más íntimo, acompañado de las luces de los móviles.

Durante el espectáculo, aparecieron diferentes escenas en la pantalla, como un vídeo de Ana Mena y los bailarines en los ensayos o un repaso de su trayectoria desde que era niña. En cuanto concluyó el vídeo, apareció Ana Mena bajo una luz y sin mediar palabra cantó Se iluminaba ante el griterío de un público entregado.

Ana Mena presentó un repertorio extenso de canciones y recorrió buena parte de su producción, tanto del nuevo álbumcomo anteriores. Solo, Un millón de lunas, Quiero decirte, A un paso de la luna o Lentamente, entre otros temas, cautivaron a los presentes. La despedida fue Música ligera. De este modo, terminaban los conciertos en esta plaza hasta que regresen los Sanfermines el año que viene. 

Más noticias sobre San Fermín 2023:





Source link

PROGRAMA ONLINE DE DISEÑO DE MEZCLAS

Los Tejos

SUSCRIBETE AL BLOG

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 2 suscriptores
error: Contenido protegido!!