Plaza de la Cibeles, 21:14 horas del sábado. El rugido del RB7 de Red Bull, pilotado por Checo Pérez, retumba en el corazón de Madrid. El sonido es ensordecedor. El primer rugido del monoplaza enmudece al público que se agolpa en Cibeles, Recoletos y Alcalá, el trazado del pequeño circuito urbano que la capital ha tenido por unas horas. Con esta estampa, Pérez ha aprovechado para lanzar un guiño al sueño que persigue la ciudad: albergar su propio Gran Premio. “Esperemos que pronto la Fórmula 1 pueda regresar a Madrid. A todos nos gustaría”.

Las calles del corazón de Madrid estaban impracticables para los peatones ajenos al espectáculo. El Red Bull Showrun Comunidad de Madrid ha paralizado la gran arteria de la capital con un pequeño recorrido urbano con forma de ‘L’. Detrás de las vallas de seguridad, miles de aficionados esperaban el gran momento: ver a Checo conducir los monoplazas de F1 con los que Sebastian Vettel se proclamó campeón del mundo hace más de una década.

Y no era la primera vez que un coche de F1 hacía vibrar a los madrileños en pleno centro de la ciudad: Alonso ya quemó rueda en una demostración en 2003 con su Renault en el Paseo de la Castellana. El Red Bull Showrun de este sábado incluía, además, toda una serie de exhibiciones de karts, rap y parapente acrobático en torno a la fuente de Cibeles. De hecho, las carreras de Checo en el trazado urbano se han hecho de rogar.

En total, el mexicano ha ofrecido tres exhibiciones. En todas ellas, ha arrancado junto a la sede del Ayuntamiento, ha alcanzado su velocidad punta en el Paseo de Recoletos y se ha exhibido por Alcalá dirección Gran Vía, en un tramo con una curva en la que se ha llegado a atascar en un momento dado.

Inicialmente, el circuito iba a tener forma de ‘T’, pasando por la Puerta de Alcalá, pero se acabó evitando esa opción tras las críticas de colectivos vecinales y en defensa del patrimonio, pues la famosa puerta se encuentra en proceso de restauración. 

“Madrid vibra diferente a todo el mundo”, ha dicho el piloto antes de su primera carrera. El público madrileño, agradecido, vitoreó al conductor de Red Bull nada más terminar su tercer show con gritos de “¡Checo, Checo!”.

Los aficionados han jaleado a Pérez cuando ha deseado el regreso de la F1 a Madrid, una ciudad que lleva desde 1981 sin acoger un gran premio. Un grupo de empresarios liderados por Ifema trabaja para cumplir ese sueño. Y, según las últimas informaciones, Ifema ya sabe cuando va a firmar el acuerdo para incorporar al Mundial de automovilismo un circuito urbano en el entorno del recinto ferial.

[La Fórmula 1 registra las marcas comerciales del Gran Premio de Madrid]

“Seguro que en un par de años lo tendremos cien por cien”, han comentado Ángel y Álvaro, dos madrileños que han acudido al show de Red Bull y que reconocen estar “ilusionados” por las últimas noticias sobre el posible Gran Premio. “Esto es una gominola que nos ponen en la boca para ver si la gente lo quiere o no”, ha valorado Julio, otro aficionado.

Cristina Gutiérrez, Marquéz…

El macroevento de Red Bull ha arrancado de día y ha terminado de noche. Pese a que todas las miradas han estado puestas en las tres carreras del mexicano, otras actuaciones de estrellas del automovilismo han causado fervor entre el público, como la de la dakariana Cristina Gutiérrez o las de los ‘drift brothers’, cuyos derrapes han impregnado la famosa plaza madrileña de humo y olor a neumático quemado.

Todo ello en un evento en el que no han faltado personalidades del mundo del deporte como Dani Sordo, que ha ganado la competición de karts; o como Marc Márquez, que ha asistido como invitado. Tampoco ha faltado la música techno y el reguetón para acompañar la fiesta del automovilismo que ha inundado este sábado el epicentro de Madrid.

Sigue los temas que te interesan



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido!!